El olfato y el marketing unidos por la ciencia

Nuestros cerebros están en perfecta armonía con el aroma, es útil conocer cómo funciona la psicología del olfato, al menos a un nivel básico, para entender por qué funciona tan bien una empresa de marketing olfativo como la nuestra.

El marketing olfativo funciona debido a nuestra naturaleza

Probablemente haya escuchado antes que el olfato está muy ligado con la memoria, algo que es totalmente cierto. Piense por ejemplo cuando huele café por la mañana, ciertas áreas del cerebro se activan cuando recibimos estos aromas. Por ello, podemos tener un recuerdo feliz desencadenado solamente al oler el café, incluso antes de darle el primer sorbo. Podría ocurrir lo mismo por ejemplo al oler palomitas recién hechas en el cine. ¿Nunca ha experimentado la necesidad de comprar palomitas simplemente por el hecho de olerlas? De repente te apetecen mucho.

Los científicos dicen que hay una serie de razones por las cuales nuestros cuerpos tratan los olores de una manera distinta a la de otros sentidos. Vincular los olores con aquellos recuerdos que nos hacen desear algo, que nos hacen experimentar la felicidad o incluso el miedo, es a nivel biológico necesario para los humanos. Sin embargo, también se puede utilizar en marketing para hacer que, por ejemplo, una persona desee estar en un cierto lugar más tiempo y acabe consumiendo cierto producto.

En general no sólo el olor será suficiente, hace falta crear un entorno que apoye a ese olor. Los estudios realizados demuestran que mientras los olores son importantes para nuestro cerebro, nuestra naturaleza visual puede mezclarse en influir directamente en nuestra reacción a los olores, por lo que puede intervenir, tanto de forma positiva como negativa. Es necesario elaborar una estrategia muy estudiada para que este tipo de marketing funcione y es aquí donde entra en juego una empresa como la nuestra que pueda asesorarle para lograr los mejores resultados.